El Mirador de Peña Santa y el Refugio de Vegabaño

MACIZO DEL CORNIÓN
El mirador de Peña Santa

Subir a las praderas de Vegabaño es llegar a un lugar perdido donde la mente se queda quieta contemplando la belleza arcaica y primordial de una montaña gigante.

Hayedo cantábrico

Subir a las praderas de Vegabaño es llegar a un lugar perdido donde la mente se queda quieta contemplando la belleza arcaica y primordial de una montaña gigante.

La excursión al paraje de Vegabaño es uno de los recorridos más completos que ofrecen las montañas y los valles de los Picos de Europa. La primera parte del itinerario recorre un extenso y frondoso hayedo con ejemplares retorcidos y añosos que en otoño cumplen con su misión de alimentar el suelo de humus con sus hojas marchitadas, llenando el bosque de colores y reflejos alucinantes.

Más arriba, el paisaje está definido por los prados de la majada de Vegabaño, por sus corrales y sus ganados manteniendo una tradición centenaria que forma parte de estas montañas como las nieblas o el gris calizo de las cumbres. Y en medio se encuentra un refugio de montaña con cafetería y comedor para satisfacer a los sedientos excursionistas.

De fondo se presentan las cumbres del Cornión, uno de los macizos montañosos más agrestes e inhóspitos de los Picos de Europa; y, a sus pies, invisible y sereno, discurre callado el río Dobra. La bajada de vuelta a Soto de Sajambre es todavía más salvaje y divertida. Afronta el hayedo por el camino antiguo de la majada de Vegabaño, antes de laconstrucción de la pista forestal, y es donde mejor se aprecia el misterioso poder y el cautivador encanto del haya.

Vista desde el Mirador

Vista desde el Mirador

¿De dónde salimos?
Soto de Sajambre en la comarca de Sajambre.

¿Cómo llegamos?
Por la N-625, que comunica las poblaciones de Riaño y Cangas de Onís, hay que llegar a Oseja de Sajambre, de donde sale una carretera que, tras 4 kilómetros de subida, termina en Soto de Sajambre. La excursión comienza al final del pueblo, a la derecha, por una pista de tierra muy bien indicada después de cruzar el río.

Mapa del recorrido

Mapa del recorrido

FICHA TÉCNICA
Distancia: 10 km.
Fuentes: Hay fuente en Vegabaño.
Desnivel: 400 metros.
Estación recomendada: Primavera, verano y principios de otoño.
Duración: 5-6 horas.
Vegetación: Hayedos y prados de alta montaña.
Cartografía: Mapa Adrados 1:25.000 Picos de Europa Macizo Occidental. El Cornión.

¿Por dónde vamos a ir?

0-10 km
Soto de Sajambre. Hay que ir hasta el final del pueblo y, nada más cruzar el río, girar a la derecha para seguir por la pista de tierra. El tramo hasta el paraje de Vegabaño es por la misma pista forestal atravesando un cautivador hayedo.

3,200-6,800 km
Mirador de Sajambre. En días despejados se ven los pueblos, los bosques, las montañas y los valles de esta atractiva comarca leonesa. El itinerario sigue subiendo por el mismo camino.

6,800-3,200 km
Bifurcación de pistas forestales al llegar a las praderas de Vegabaño. Hay que seguir de frente para subir hasta el refugio de montaña.

7,100-2,900 km
Refugio de montaña de Vegabaño. La majada de Vegabaño es un excelente mirador de la mítica pared sur del torreón calcáreo de Peña Santa sobre el valle de la cuenca alta del Dobra. El siguiente tramo de la excursión discurre por el mismo camino de subida hasta pasar 500 metros la bifurcación de pistas.

7,900-2,100 km
Hay que dejar la pista forestal por un sendero que aparece por la derecha a la altura del arroyo La Rozaca y que discurre en diagonal por la ladera del hayedo.

8,900-1,100 km
El sendero llega a la altura de un riachuelo y sigue descendiendo vadeando el cauce del agua varias veces entre las raíces de hayas gigantes. No hay que alejarse de las orillas del arroyo.
10-0 km
Soto de Sajambre y fin de la excursión.

¿Qué más podemos visitar?

Desfiladero de los Beyos. El río Sella nace pequeño y solitario en una escondida fuente cerca del puerto del Pontón, conocida como la fuente del Infierno. En su camino fluvial recoge las aguas de los arroyos y riachuelos de la comarca de Sajambre y se dirige hacia el mar Cantábrico abriendo un descomunal tajo de piedra en las montañas calizas de la cordillera Cantábrica: el sobrecogedor desfiladero de los Beyos.
Circulando por la carretera de Sajambre a Cangas de Onís las paredes del desfiladero parecen una garganta de piedra oscura y gris cubierta de sombras vegetales y plantas ripícolas durante más de 15 kilómetros. Subiendo a las montañas de los alrededores la brecha del río Sella se contempla como una herida ejecutada sin piedad en el alma de las montañas para separar en dos partes el paisaje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s