Bosque de Peloño

Descubre la naturaleza con estilo!!.

El Bosque de Peloño.

Ruta por el Bosque de Peloño

En los Picos de Europa. zona asturiana. 

Un bosque de hayas de cuento. Y no cualquier bosque de hayas, no, uno de los más espectaculares que tenemos en Asturias.

Ficha Tecnica
Como llegar
Descripción del recorrido
Descripción del biologo
El Roblón de Bustiellu
Rutas Guiadas
Bicicletas electricas
En Bici de montaña
Otros lugares

Reserva natural del Bosque de Peloño, incluida en el Parque Natural de Ponga, en Asturias.
Un rincón en los Picos de Europa, aún inédito y por descubrir.

FICHA TÉCNICA del Bosque de Peloño

Distancia: 1 a 3o km.
Recorrido: ida y vuelta
Fuentes: Hay fuente en el collado Granceno.
Desnivel: 250 metros, en la primera parte. Hasta 800 m. en la fase hasta Arcenorio.
Duración: 2-8 horas, según distancia
Vegetación: Hayas, robles y acebos. Más de 200.000 ejemplares
Singularidades: El roblon de Peloño,

Como Llegar al Bosque de Peloño

El Bosque de Peloño está en Ponga. Parque natural, a unos 25 km de Cangas de Onís.

  • Desde Cangas de Onís,
    Coge la N-625 hacia el sur, por el grandioso desfiladero de los Beyos hasta el km 135. Aquí coge la PO-2: Viego-San Juan de Beleño-Santillán.
  • Desde el Sur,
    desde Riaño,Sigue la N-625 hasta el km 135. Coge la PO-2
  • Si ya estás en Ponga:
    Sigue la AS-261, que vertebra la zona alrededor del Picu Pienzu, y  coge  la PO-2 en San Juan de Beleño. Conduce hasta la Collada Llomena (entre San Juan de Beleño y Viego)
  • Lo más recomendable es iniciar la ruta en la Collada Llomena:
  • Es el punto más alto de la carretera que une San Juan de Beleño y Viegu (AS-261).
    Aquí podemos dejar el coche (Parking). Desde aquí nos dirigimos aproximadamente hacia el sur, llaneando por la loma, entre arboles, prados y arbustos. Con vistas sobre el Sella y el Cornión (Picos de Europa).
  • La Ruta del Bosque de Peloño es sencilla, una pista recorre todo el bosque sin grandes desniveles que salvar.
    No es necesario hacer toda el recorrido ni mucho menos. Desde el momento mismo que abandonamos el coche en Collada Llomena, entramos de lleno en la naturaleza.
  • Podemos caminar media hora y será suficiente.
  • Accesible en cualquier época del año
    Aunque está sobre los 1100 metros de altitud, lo vertebra un camino que, con pequeños altibajos, es practicamente horizontal en su gran parte. Sólo si te acercas a Arcenorio encuentras pendientes de subida.

La pista te permite disfrutar con tranquilidad y sin peligro, incluso con una pequeña nevada, uno de los momentos más bellos del bosque.Desde media hora a todo el día caminando. Al ser recorrido de ida y vuelta puedes parar y dar la vuelta cuando quieras.

  • En invierno, con nieve la pista nos indica fácilmente el camino, y nos da gran seguridad, lo que nos puede introducir en una estupenda aventura dentro de un bosque nevado. La pista sigue hasta la Ermita de Arcenorio, de morfologia glaciar, distante unos 12-14 km. El recorrido completo que nos ha de llevar a Arcenorio nos ocupará el día completo:

Pasando por la Majada de Les Bedules (cota 1.120 m.), al llegar a la Pierva (Km 2.5) hay que seguir el camino recto sin perder cota pasando por Llevancos, y llegando por la pista que va recto hasta Collada Granceno (1.195 m.), toda esta zona se puede considerar del Monte Peloño y podemos seguir por dicha pista hasta la Pradería de Vegadona distante unos 8.5 Km. Para llegar al corazón del bosque de Peloño hemos de tomar como referencia principal la dirección sur a lo largo de todo el recorrido de la pista.

Descripción del Recorrido

0-13 km
Paraje de Les Bedules. Llegar hasta el Monte de Peloño no tiene pérdida, pues se trata de seguir la pista principal durante unos kilómetros entre hayas, robles y acebos contemplando las cumbres grises de los Picos de Europa.

3,500-9,500 km
Collado de Granceno. La fuente se encuentra junto a la caseta de la izquierda antes de llegar al collado. El carril que desciende por el valle de la izquierda llega al bonito pueblo de Víboli a través de un frondoso hayedo. La pista principal salva el collado y sigue de frente para penetrar en el corazón del hayedo más famoso y alucinante de la cordillera Cantábrica.

9,500-13,500 km
Después de una larga bajada entre robles y hayas la pista llega a una bifurcación de caminos. Por la derecha se va a la ermita del Arcenorio y al valle de Sajambre después de una larga caminata. Y por la izquierda se llega, a unos cien metros, a las ruinas de un viejo refugio y a una gran pradera donde terminamos la primera parte de la excursión. La vuelta es por el mismo camino.

Es un bosque compuesto fundamentalmente por hayas y por pequeños robledales, aunque también podemos encontrar otras especies como el acebo, el enebro, los arandanos, … !ah¡, y no sólo nos podemos encontrar con árboles milenarios, también nos podemos topar con algún que otro animal como el lobo, el jabalí, el rebeco, el corzo, el urogallo e incluso con algún que otro oso.

Un total de 1.507 hectáreas, de las que 1.455 pertenecen a los pueblos de San Juan, Casielles, San Ignacio y Viegu.
El fayeu o hayedo que tapiza el monte Peloño está enmarcado dentro de los límites naturales de una gran depresión circular, que drena sus aguas en los abismos del Desfiladero del Beyu (Rio Sella), que atraviesa los Picos de Europa por la zona asturiana.

A este circo se puede ascender desde el pueblo de Viboli y las verticalidades del Sella, pero lo mejor es llegar por La Collada Llomena, en coche.

DESCRIPCIÓN de la Reserva Forestal desde el punto de vista del estudioso biólogo.
El Hayedo de Peloño (Picos de Europa)

El hayedo del Monte de Peloño es el blasón de los hayedos asturianos, con más de 200.000 ejemplares.

Es una reserva forestal de alto interés como corredor biológico entre los hayedos vecinos de Caso y Sajambre para favorecer la expansión de especies amenazadas y fundamentales en la fauna cantábrica como el oso pardo, el urogallo y el pico mediano, que lentamente van superando los obstáculos para su conservación aumentando el número de ejemplares en algunos bosques de la cordillera.

El espacio medio ambiental se encuentra protegido como Reserva Natural Parcial y está considerado el hayedo mejor conservado de la península Ibérica. En su interior crecen ejemplares de haya en diferentes etapas de desarrollo y madurez, a pesar de que en los últimos años ha sufrido una importante tala de árboles viejos, muy necesarios para el equilibrio ecológico del bosque pero también muy apetecibles para los habitantes de la zona (los locales) por la enorme cantidad de madera que aportan.

Caminar por la montaña ofrece la posibilidad de llegar con la vista a muchos horizontes. La primera parte del itinerario discurre por terreno llano con buenas vistas panorámicas del hayedo de Víboli y del macizo occidental de los Picos de Europa.
Luego, cuando se supera el collado Granceno, el camino se interna en la masa forestal del Monte de Peloño y sólo queda dejar libre a la imaginación para disfrutar plenamente con las visiones y las sensaciones de este paisaje convertido en espectáculo.

El Relieve

Peloño es a grandes rasgos un gran bosque de hayas con cierto paralelismo histórico, sentimental y fisiográfico con el más conocido bosque de Muniellos. Como éste, se localiza en una especie de anfiteatro surcado por multitud de riegas, que terminan por confluir en el arroyo de La Canalina para, a través de un estrecho desfiladero, desaguar al río Mojizo, linde de Asturias y León.

El citado anfiteatro aparece definido al sur por la Sierra de Combos y, al norte por las Peñas del Sen de los Mulos y El Rasu, de algo más de 1.500 m. Entre ésta última se localiza la Collada de Granceno, punto de acceso al monte por la pista que viene desde la aldea pongueta de Les Bedules. Las mayores altitudes corresponden al Cordal del Colláu del Zorru, que cierra el área por el oeste con cotas que van de los 1.500 a los 2.000 m. El resultado es una depresión de alta pluviosidad y nieblas frecuentes que constituye el ambiente idóneo para el desarrollo del haya.

Los acusados relieves de los cordales son debidos a la presencia de roquedos especialmente resistentes a la erosión, calizas de montaña y cuarcitas, mientras que los valles se desarrollan sobre sustratos menos resistentes, lutitas y areniscas.
Como en el resto de la Cordillera Cantábrica en las áreas de mayor altitud se conservan las huellas de un modelado glaciar que se manifiesta en algunos circos y depósitos morrénicos de menor entidad. Más evidentes son las formas de modelado kárstico que se dejan ver en las áreas de roquedo calcáreo.

La Vegetación

La alta humedad atmosférica del Monte de Peloño hace que la mayor parte de su superficie esté ocupada por hayedos de diferente tipo: oligótrofos en las áreas de roquedo silíceo y eútrofos en las áreas de roquedo calizo. Los hayedos de Peloño han sido explotados desde antiguo, como atestiguan las referencias recogidas en la obra Asturias de Bellmunt y Canella en el año 1900. Sin embargo, la explotación se sistematiza a través del Plan de Ordenación Forestal de 1956, que con algunas revisiones sigue siendo el marco planificador de los aprovechamientos madereros? que actualmente se realizan.

Además de las formaciones de haya dominantes, en las áreas de menor altitud pueden reconocerse facies especialmente ricas en roble albar (Quercus petraea).

En los cordales que rodean el área forestal de Peloño, la cubierta vegetal dominante es la característica del piso subalpino, área supraforestal en la que el bosque no puede ya desarrollarse de forma natural. En las áreas calizas, crestones y pedreros aparecen cubiertos de matorrales de enebro rastrero (Juniperus communis subsp. alpina), gayuba (Arctostaphyllos uva-ursi) y laureola (Daphne laureola). Sin embargo, en los sustratos silíceos junto al enebro aparecen el arándano (Vaccinium myrtillus) y la brecina (Calluna vulgaris), siendo también frecuente la presencia de genciana (Gentiana lutea).

La Vida Animal en Peloño.

El alto grado de conservación de los bosques de Peloño hace que aún aparezcan la mayor parte de los elementos que componen el elenco faunístico de las montañas cantábricas. Sin embargo, hay tres especies que por su singularidad o rareza en otros puntos cobran especial significación: el oso, el urogallo y el pico mediano.

La población oriental de oso pardo cantábrico (Ursos arctos) sitúa en Peloño su límite occidental de distribución. El área supone además el único enclave de esta población oriental en Asturias. Peloño constituye el núcleo principal de la población oriental de urogallo (Tetrao urogallus cantabricus), conservando numerosos cantaderos en uso.
De especial interés es la presencia de uno de los escasos núcleos reproductores del pico mediano (Dendrocopos medius), carpintero extremadamente raro que requiere para su supervivencia áreas de robledal maduras e incluso en estado de senectud, lo que probablemente sea incompatible con el aprovechamiento maderero de las masas por poco significativo que sea éste.

Por último, entre las especies de fauna cinegética más significativas debe citarse el abundante y ubicuo jabalí (Sus scofra), el corzo (Capreolus capreolus), una importante población de rebeco (Rupicapra pyrenaica), usuaria de las más altas cumbres y una pequeña población de venado (Cervus elaphus), migrada desde áreas cercanas repobladas. Las especies domésticas como la vaca o la cabra, se encuentran en franca retirada, ante la presión del lobo, y la dificultad del mantenimiento económico de las mismas.

Otro hayedo de gran interés ambiental es el del Monte La Salguerosa, al este de la braña de Ventaniella.

Los hayedos son bosques de estrato arbóreo muy cerrado. La disposición en pisos horizontales de las ramas del haya (Fagus sylvatica) y la orientación también horizontal de sus hojas dan lugar a un sotobosque de luminosidad muy escasa, en el que sólo pueden desarrollarse algunas especies adaptadas a ambientes umbríos. Se trata de bosques de muy reciente presencia en el mundo europeo. Su expansión parece haberse producido durante el periodo cálido y húmedo que aconteció hace apenas tres mil o cuatro mil años. Desde entonces ocupan la práctica totalidad de la Europa central, estando ausentes sólo del área de Escandinavia y la parte mediterránea de la Península Ibérica, siempre en estaciones lluviosas y de gran humedad atmosférica, orientadas a umbria.

En cotas más bajas, buena parte de la superficie arbolada del Parque está constituida por robledales de diferentes tipos. Al sur, en el entorno de Sellaño, abundan carbayedas y bosques mixtos con arce y fresno. Más arriba, el estrangulamiento provocado por el desfiladero de Ponga frena los frentes oceánicos y provoca la sustitución del carbayo por el roble albar. Las plantaciones de castaño no ocupan grandes superficies. Sin embargo, su proximidad a pueblos y vías de comunicación las dota de una fuerte impronta en el paisaje. Así ocurre en el entorno de las localidades de Beleño, Abiegos y Taranes.

Por último en los fuertes cordales montañosos que rodean el Parque, la cubierta vegetal dominante es la característica del piso subalpino, área en la que el bosque no puede ya desarrollarse de forma natural. En las calizas, crestones y pedreros aparecen cubiertos de matorrales de enebro rastrero, gayuba y torvisco macho. Sin embargo, en los sustratos silíceos, junto al enebro, aparecen el arándano y la brecina, siendo también frecuente la presencia de genciana.
De especial belleza paisajística resultan sin duda áreas de pastizales de montaña como las de L´Arcenorio y Ventaniella, donde todavía sube a pastar en el verano el ganado pongueto, ahora en franca retirada.

El Roblón de Bustiellu. Roblon de Bustiello

Rutas Guiadas en el Parque de Ponga

Últimamente la dirección del Parque ha intentado lavar la cara, con la apertura de un centro de “interpretación” y animación. Acertadamente ha dejado que lo desarrolle una pequeña empresa radicada en el concejo, conocedora del territorio y las personas.

Los sábados durante el otoño – invierno, según calendario programado.

Los domingos para grupos organizados, que podrán elegir el itinerario de entre los que tenemos diseñados.

La inscripción :
985.843.048 / 627.693.255 (Carmen)
985.843.113 (Centro) o via email en info@agirar.com.  Se ofertan dos alternativas de paseos (consultar DIPTICO ):

Enlaces

Fotos del Bosque : (1) (2)

Fotos y Ruta Bosque Peloño (Foro Asturmet)

Ruta del hayedo del Bosque de Peloño

Ruta Boque Peloño (Caminando Asturias – Educastur)

Ruta Bosque Peloño

Cartografía Básica Ambiental (SIAPA)

Concejo de Ponga

Asturias en imagenes

¿Qué más podemos visitar?

San Juan de Beleño.
Es la capital del concejo de Ponga y destaca la completa vista panorámica sobre el valle del Ponga y los cordales rocosos de las montañas de los alrededores. Merece subir a este privilegiado mirador para conocer curiosas casonas del más puro estilo serrano asturiano con establo, cuadra y hórreo; y casas muy bien conservadas del reciente estilo indiano, como se denominan los edificios construidos por los emigrantes que volvieron de “hacer las Américas”.
Algunos ejemplos de estos edificios de varias plantas con galerías acristaladas, suelos de cerámica y adornos de azulejo son la Villa Padua, la Casa de Don Venancio, El Rebollín y las casas de la plaza de la fuente de la Magdalena.
La iglesia parroquial también requiere una mirada, es del siglo XVIII y tiene algunos elementos de notable interés como la espadaña, el campanario y el pórtico de entrada.

Sobrefoz.
Al tranquilo pueblo de Sobrefoz se accede desde San Juan de Beleño por una estrecha carretera que apenas deja espacio para dos vehículos. Los edificios más notables del lugar son el palacio de la Costaniella, la Casona de la plaza y alguna casa más del siglo XVIII.
En el muro exterior de la iglesia hay empotrado uno de los tres relojes de sol de que dispone el pueblo que data del 1773.

Ermita de Ventaniella. Por la carretera que comienza en Sobrefoz para llegar al Salto del Ladrón, se puede acceder al paraje del caserío de Ventaniella, muy cerca del puerto del mismo nombre en las lindes de la provincia de León. El mismo nombre propio de ermita, puerto y caserío procede de la resistencia que presentó el dueño de la venta frente a las tropas árabes que pretendían secuestrar a la hermana del rey Pelayo. El ventero logró expulsar a los musulmanes de sus montañas y salvar a la princesa y, orgulloso, dijo la histórica frase: “ni venta, ni ella”.

Taranes
A la sombra del impresionante “Monte Taranes”, de Taranus -dios del Trueno-
Desde aquí se accede al mítico Vallemoru,
a destacar “el Quintanal”, auténtico bar de pueblo, con una buena cocina y estupendas vistas.

Viego
Descendiendo hacia los abismos del Sella, lo hacemos en compañía del río Gustia, que pasando por Viego, nos coloca en Vidosa en un pis pas.

Viboli
Un pueblo moribundo, que a falta de una idea clara de los poderosos, podría servir de punto de inicio y zona de interpretación de la vertiente del Desfiladero del Bosque de Peloño.

3 pensamientos en “Bosque de Peloño

  1. Pingback: Plan: 5 días de viaje por Asturias, visitando los Picos de Europa « El Blog de Ramón D. Fondon

  2. Pingback: 7 Rutas guiadas en Ponga y los Picos de Europa. « El Blog de Ramón D. Fondon

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s